El Ayuntamiento de Madrid, con Manuela Carmena al frente, va a tomar medidas drásticas para reducir la contaminación y mejorar la calidad del aire en la capital. ¿Quieres saber cuáles son esas medidas?

Manuela Carmena y su equipo de gobierno tienen como objetivo prioritario reducir la contaminación en Madrid y mejorar la calidad del aire de la capital de aquí a 2020. Esa es la fecha límite para realizar todas las reformas necesarias para conseguirlo.

Una de las medidas más drásticas podría la prohibición de circular a los coches diésel contaminantes en 2020, copiando la medida anunciada por París. Otras ciudades como Londres cobran a los coches diésel 12 euros por acceder al centro más los 14 que deben pagar ya todos los vehículos por circular por el centro. Por su parte, Berlín ya cerró su almendra central en 2008 a todos los coches con altas emisiones contaminantes.

En Madrid, debido a la crisis económica, la edad del parque automovilístico ha pasado de los 5,7 años de 2008 a los 9,3 de 2013 y además el 70% son diésel. Además, el Ministerio de Industria no tiene lista aún una clasificación de vehículos por emisiones de óxidos de nitrógeno, el verdadero problema contaminante.

Los planes anti-contaminación de Madrid

Los más importantes son tres:

  • Restringir el acceso a todo el centro en 2017.- El exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón activo las áreas de prioridad residencial (APR) en Las Letras, Cortes y Embajadores. A lo largo de 2016 se ampliará la APR de Ópera para que cubra todo el barrio de Sol y Palacio. Además se quiere actuar también en Justicia (Chueca) y Universidad (Malasaña).
  • Parquímetros a barrios de fuera de la M-30.- Se ampliará la zona de Aparcamiento regulado más allá de los límites que rodean la M30.
  • Más bicicleta pública.- El servicio de bicicleta pública BiciMad “se queda corto”, así que la edil de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, apuesta por “sistemas complementarios”.

Por último, el Ministerio de Industria prevé un plan para controlar y sancionar a los coches más contaminantes. Consiste en una etiqueta roja para los coches matriculados antes del año 2001, y etiqueta naranja para los diésel anteriores a 2007. Después, el Ayuntamiento de Madrid fijaría los límites.

 

Fuente: Autofacil